Publicado el Deja un comentario

¿Por qué es importante jugar para los niños?

Hay diferentes tipos de juego: juego no estructurado y juego estructurado.


El juego libre no estructurado es un juego no estructurado que simplemente ocurre según lo que al niño le interesa en ese momento.

El juego libre no estructurado es especialmente importante para los niños pequeños porque les permite utilizar su imaginación y desarrollarse a su propio ritmo.

Algunos ejemplos de juegos no estructurados son:

Juego creativo, solo o con otros, incluyendo el arte o la música. Juego imaginativo: por ejemplo, hacer casas con cajas o mantas, disfrazarse o jugar a la fantasía. Explorar espacios nuevos o inusuales, como armarios, jardines, parques, patios de recreo, etc. Puedes participar en el juego no estructurado de tu hijo. A veces sólo hay que guiar el camino: hacia un desorden de ropa y juguetes en el suelo o hacia una mesa con lápices de colores y papel. Otras veces es necesario ser más proactivo. Por ejemplo: «¿Qué tal un disfraz? ¿Qué quieres ser hoy?

El juego estructurado está estructurado y tiene lugar en un momento o lugar determinado. Suele estar dirigido por un adulto. Los niños mayores disfrutan y se benefician más del juego estructurado.

Algunos ejemplos de juego estructurado son:

Juegos de pelota al aire libre, como el fútbol, clases de familiarización con el agua para niños pequeños o clases de natación para niños mayores, círculos de cuentos para niños pequeños y preescolares en la biblioteca local. Clases de danza, música o teatro para niños de todas las edades. Juegos de mesa o de cartas para toda la familia.
Deportes adecuados para niños un poco más mayores, como Cricket Blast, baloncesto, rugby y fútbol.

Publicado el Deja un comentario

¿Cómo se desarrolla el juego en los niños?

A medida que tu hijo crece, su capacidad de atención y sus habilidades físicas se desarrollan y su estilo de juego cambia. Tu hijo se vuelve más creativo y experimenta más con juguetes, juegos e ideas. Esto puede significar que necesitan más espacio y tiempo para jugar.

Además, a medida que los niños crecen están expuestos a diferentes formas de juego. Estos incluyen el juego independiente, el juego con otros niños y el juego interactivo con otros niños.

Recién nacidos y bebés: ideas para estimular el desarrollo del juego
Ver tu cara y escuchar tu voz ya hace que tu bebé juegue, especialmente cuando sonríes.

Puedes probar las siguientes ideas y actividades para jugar con tu bebé:

La música, las canciones o los timbres estimulan el oído y el movimiento. Puedes probar a acariciar suavemente la barriga de tu bebé mientras le cantas. Las cosquillas suaves o los objetos con diferentes texturas estimulan el sentido del tacto. Tú y tu bebé podéis experimentar con objetos como plumas, barro, metal o espuma.
Los objetos de diferentes tamaños, colores y formas pueden animar a tu hijo a agarrar y manipular.
Los muebles fijos, las pelotas, los juguetes o las cajas pueden animar a tu hijo a gatear, ponerse de pie y correr.

Niños pequeños: ideas de juguetes que favorecen el desarrollo
He aquí algunas ideas que pueden resultar atractivas para su hijo:

Los objetos grandes y ligeros, como cajas de cartón, cubos o pelotas hinchables, pueden animar a tu hijo a correr, construir, empujar y tirar. Las melés, las cuerdas, la música o las canastas pueden animar a saltar, patear, caminar o correr. Se pueden utilizar cuerdas, cajas, piedras grandes o bloques para trepar, hacer equilibrios, girar, balancearse o rodar. Los juegos de disfraces con pañuelos, sombreros, etc. fomentan la imaginación y la creatividad.
Las colinas, los túneles o los escondites pueden fomentar actividades físicas como gatear, trepar y explorar.
Si pones tu música favorita mientras juegas, tu hijo podrá probar diferentes sonidos y ritmos. También puedes cantar, bailar y aplaudir con tu hijo al ritmo de la música de fondo.

Niños pequeños: ideas para el desarrollo del juego
Aquí tienes algunas ideas para poner en movimiento el cuerpo y la mente de tu hijo:

Las latas de leche viejas, las cucharas de madera, las ollas vacías, los palos, el papel arrugado, los cubos de plástico, las cacerolas y la ropa vieja son buenos para el juego imaginativo y no estructurado.